lunes, 25 de mayo de 2015

Cambio

Hoy la mañana se tiñe de un aire fresco que parece más puro, que me deja respirar profundo, el sol brilla más, no hay "chemtrails" manchando el cielo (total, para lo que han servido...).

Hoy al montarme en el autobús y en el tren me ha faltado poco para abrazar a mis desconocidos compañeros de viaje como si de mis familiares se tratase.

He sentido ganar de saltar, llorar de felicidad, de gritar a los cuatro vientos:

Gracias a todos, chicos!! por los resultados de los últimos años, pensé que éramos pocos, que estábamos solos, que no terminábamos de despertar, que la sociedad estaba alienada y simplemente se dejaba hacer, pero, ahora veo que la mayoría nos sentíamos atrapados de la misma forma, en este Madrid claustrofóbico y aterrado ante cualquier cambio, que nos hemos atrevido por fin, que hemos visto opciones, luz, que nos hemos dado una oportunidad, que todos queremos evolucionar, salir de ese pozo amargado en el que nos han metido... Me envolvió una sensación indescriptible al ver a tanta gente por el barrio andando hacia el colegio, se respiraban la acción y las ganas de crear algo nuevo. Siento que no nos ha temblado la mano al coger una papeleta nueva que promete algún futuro, que nos hace recordar lo que era la ilusión o, al menos una convivencia alejada de la corrupción política, los padrinismos, las trampas, los secretos, la oscuridad, la desinformación, el ego, los desniveles económicos entre personas y la injusticia.

Hoy he dormido muy poco porque la emoción me obligaba a querer saberlo todo, pero, estoy más descansada que nunca.

Aunque queda un largo camino por delante y muchísimo trabajo por hacer, hoy muchas ciudades han cambiado, se han despertado brillando, muy diferentes, más alegres, y,... mi Madrid también.


2 comentarios:

  1. Si la selección de fútbol lo consiguió... Nosotros también PODEMOS!

    ResponderEliminar