martes, 20 de septiembre de 2016

Primeros resultados Invisalign

Aquí estamos otra vez!! Ha pasado el veranito y al final lo pasé... sin mis alineadores nuevos...

La razón está en que no llegaron antes de que la clínica dental cerrase por vacaciones, así que, como lo único que tenía para mantener las perlas en su sitio era mi último alineador, el 26, y estaba despellejado y dado de sí me dijeron que sólo lo utilizase por la noche (mejor, porque daba verguencita salir de casa así...). Y así hemos conseguido ir manteniendo los dientes en su sitio. Ha sido mi mayor temor todo el verano: que se volvieran a descolocar, grrrrr

Lo bueno ha sido que me he sentido muy libre e independiente todo el verano (Ay! qué rápido se acostumbra una a no tener cosas extrañas en la boca). No he montado ningún número de Mrs Bean en la playa (bueno si, claro, pero por otros motivos, jejeje) y he podido comer todo lo que me apetecía a deshora... Y aquí viene lo malo. Al verme todo el día sin el "bozal" que me había impedido comer con libertad entre horas a lo largo del invierno, pues, no me he cortado nada y nos hemos traído unos cuantos kilitos de recuerdo de mis días de libertad.

Por suerte desde primeros de Septiembre vuelvo a tener mis cacharros dentales que son nada más y nada menos que 17!! Así que mi ilusión de haber acabado con ésto antes de Navidad se quedará en eso, ilusión. Ya sé que dije que me los cambiaría más a menudo al ser de refinamiento pero, ya que estoy metida en ésto lo mismo me da tardar un poco más y los movimientos al realizarse lentamente se asentarán mejor y serán más efectivos. Los alineadores de refinamiento tienen una pinta algo diferente ya que antes sólo me tapaban los dientes y algunas muelas de delante. Éstos tapan hasta las muelas del juicio así que supongo que también me las van a mover, que se habían quedado las pobres mirando cada una para su lado. Si ya me había cambiado la forma de la cara bastante, ahora va a ser la bomba...
Sigo llevando una goma en el lado derecho para corregir la mordida de ese lado que es el que tenía más desgastado por haber tenido tantos años los dientes descolocados. Por suerte la dentista olvidó o pensó que no era necesario (no lo sé pero yo no se lo voy a recordar...) lo de ponerme una goma cruzada en los dientes para la noche... uf, qué agobio

Mi nueva cajita Invisalign (la primera la destrocé...)

Los primeros días el llevarlos fue como empezar de nuevo, llagas, dolor y presión insoportables... una lata!
Me releí las entradas antiguas de Invisalign del blog para animarme a mi misma pensando que igual que pasó la otra vez esta vez también me acostumbraría. Y, en mi tercera semana puedo deciros que sí, que se pasa y llega un momento en que te encuentras cómoda otra vez.

Como no he terminado con esta aventura, de momento no os enseño el primer y el último alineador como tenía pensado ya que me hace mucha ilusión enseñaros el primero y el último de verdad.

De momento os pongo unas fotillos para que veáis cómo se han movido mis dientecillos del alineador 15 al 28 que llevo ahora.
Os seguiré contando mis historias dentales en cuanto haya novedad...
Un abrazo y ánimo a todos los que estáis en esto!!











No hay comentarios:

Publicar un comentario